CONOCEMOS BIEN LA COSMÉTICA NATURAL, SU LEGISLACIÓN Y CERTIFICADOS?

Hablamos y escuchamos mucho sobre la cosmética natural, eco y/o bio. Pero, cómo saber que es realmente un producto natural, cómo saber que cumple con los requisitos de calidad que se exigen para alcanzar esta categoría y que no nos están tomando el pelo con publicidad o consejos engañosos.

En este post os hablo de una manera muy sintetizada sobre la regulación de la cosmética natural, eco y/o bio, la diferencia entre estos términos así como los certificados que la avalan.

Lo cierto es que cada vez hay más personas interesadas en la cosmética natural, la demanda de este tipo de cosmética ha aumentado exponecialmente en los últimos años y esa tendencia va al alza. De hecho, en el primer trimestre de 2017 esta demanda creció un 2.9% respecto a años anteriores, según informe de la STAMPA (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética).

Existen varias razones por las que se elige y se recomienda este tipo de cosmética:

– Cada vez hay más conciencia por cuidar el medio ambiente y crear un mundo sotenible. Este tipo de cosmética suele emplear envases realizados con productos reciclados y, a su vez reciclables. También en la fabricación de esta cosmética se establecen protocolos para no contaminar el medio ambiente y mejorar su sostenibilidad.
– Se adapta mejor a algunos problemas dermatológicos, como por ejemplo alergia o intolerancia a componentes químicos o dermatitis que aceptan mejor ingredientes naturales
– Está de moda.
– Es más exclusiva, no está tan generalizada como la cosmética convencional.
– Hay personas que eligen esta cosmética porque la consideran una opción más segura que la cosmética convencional. Esto no es 100% cierto.

Así pues, cada vez son más los laboratorios que ofrecen cosmética natural. Pero, cómo podemos valorar la calidad de esta cosmética? SABEMOS LA DIFERENCIA ENTRE LOS TÉRMINOS NATURAL, BIO, ECO?

 

 

Una de las principales razones de la confusión entre esos términos es que no hay una legislación uniforme, global, sobre ellos. Y de esto se aprovechan algunos laboratorios que suelen emplear estos términos a modo de marketing, como llamada de atención a nivel comercial, sin cumplir todos los criterios para ello.

Por fortuna, este vacío legal se está controlando con  normativas , a nivel europeo y nacional, y con los sellos de calidad proporcionados por organismos independientes, entidades certificadoras privadas con sus propios protocolos, que verifican el cumplimiento de determinados estándares de calidad y que son los que determinarán las diferencias, mínimas, entre los términos natural, bio, eco.

 

NORMATIVAS:

Hay que dejar claro que todos los cosméticos, tanto de cosmética convencional o química. como de natural, están regulados por la normativa general europea que contempla el Reglamento 1223/2009 del Parlamento europeo y del Consejo, del 30 de noviembre de 2009 sobre productos cosméticos, y el  Reglamento (UE) Nº 655/2013 de la Comisión de 10 de julio de 2013, por el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos. En España, además, deben cumplir con la normativa nacional con el Real Decreto 85/2018, de 23 de Febrero, por el que se regulan los productos cosméticos. Así pues, estas normativas obligan a cumplir unos requisitos comunes a todos los cosméticos, del tipo que sean. 

Con el cumplimiento del Reglamento 1223/2009 del Parlamento europeo y del Consejo, del 30 de noviembre de 2009 sobre productos cosméticos, se garantiza que todos los productos cosméticos comercializados, sean naturales o convencionales, deben ser seguros en las condiciones de utilización normales o razonablemente previsibles. Además  incorpora una serie de Anexos donde se prohíben expresamente el uso de determinados ingredientes, los llamados ingredientes “tóxicos” o que causen efectos tóxicos, nocivos, al organismo. Este requisito lo cumplen los dos tipos de cosmética, por tanto es un error pensar que la cosmética convencional es peor que la natural porque lleve ingredientes tóxicos porque no es cierto.

 

 

Podemos elegir una u otra por los criterios indicados anteriormente, pero no por la toxicidad de los ingredientes, porque estos están absolutamente prohibidos.

Así como es un error pensar que lo natural es inocuo, pues puede ser incluso más tóxico que un producto de síntesis. Recordemos por ejemplo que las plantas no contienen un sólo activo, sino varios, lo que aumenta las probabilidades de su interacción con activos de otras plantas o medicamentos de síntesis. También, hablando de cosmética, muchos perfumes naturales permitidos en este tipo de cosméticos, son más alergénicos que perfumes de síntesis, provocando dermatitis de contacto importantes. Así que hay que tener cuidado con todo, nada es 100% seguro ni 100% inocuo. 

De momento, os he hablado de normativa general que no especifica exactamente los requisitos que debe cumplir un cosmético o un ingrediente para denominarse natural, Bio o ecológico, pudiendo generar confusiones entre ellos.

Para ello existe la norma ISO 16128 (Guidelines on Technical Definitions and Criteria for Natural and Organic Cosmetic Ingredients and Products), publicada en 2016. El cumplimento de esta directriz es voluntario y no tiene carácter vinculante.

Incluye los siguientes puntos, entre otros:

– Categoría del producto según el porcentaje de ingredientes naturales que contiene y su proceso de elaboración.
– Definición genérica para los ingredientes naturales, y una más específica para sus múltiples tipologías.
– Categorización de todos los ingredientes.
– El uso y cultivo de ingredientes naturales y ecológicos está favorecido.
– Habrá transparencia y homogeneidad en el mercado.
– Los fabricantes de productos cosméticos tendrán una base científica para el cálculo de los contenidos natural y/o ecológico de sus productos.

En esta norma no se indica la creación de un sello global que identifique a los productos que cumplen la norma y así facilitar la información al consumidor. Por tanto, no existe sello para la norma ISO 16128. No establece requisitos reglamentarios para elaborar y comercializar cosméticos ni para etiquetarlos como cosmético biológico, ecológico o natural. Permite el uso de organismos modificados genéticamente, por lo que no aplica para cosmética Bio. No valora la seguridad del producto. No informa sobre el material de acondicionamiento, si es procedente del reciclaje o no.

Muy importante también a la hora de comprobar si un producto es ciertamente natural o eco, y su composición es el INCI:


INCI:

Los cosméticos naturales también han de tener en el etiquetado la nomenclatura INCI (International Nomenclature Cosmetic Ingredient: Nomenclatura internacional de ingredientes de cosméticos) que todos los cosméticos, del tipo que sean, deben tener en común. En el INCI aparecen los ingredientes ordenados según su representación en la fórmula, (los primeros son los que se encuentran en mayor cantidad y los últimos los que están en cantidades más pequeñas) y con el  nombre que se utiliza internacionalmente para nombrarlos a todos. Además, según esta posición en la que se encuentren los ingredientes, podremos comprobar si las propiedades que se indican en el envase se justifican en el INCI.

 

Gracias a él, no existen errores y se puede conocer, independientemente del país de elaboración del cosmético, cual es el ingrediente del cosmético.

También, gracias al INCI, podremos saber qué posición tienen los ingredientes naturales, bio o eco en un cosmético y su importancia en la formulación global. Sabremos si justifica que ese producto sea clasificado como natural, eco o bio.

En la “Guía de cosmética econatural para profesionales”, cuya 3ª edición fue publicada en 2017,  y que está incluida en el proyecto Red ecoestética (iniciativa de la Asociación Vida Sana incluida en el Programa emplea verde 2007-2013 de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), se recomienda aplicar el principio de precaución a la hora de añadir determinados ingredientes en los cosméticos naturales, como por ejemplo, ingredientes sobre los cuales existan dudas de riesgo a largo plazo o riesgo de contaminación para el medioambiente, y que están indicados en esta guía.

Algunos ingredientes permitidos en EE.UU están prohibidos en Europa, pero todos tienen en común la nomenclatura INCI.

CERTIFICADOS DE CALIDAD:

Existen muchas empresas certificadoras privadas con criterios y protocolos propios que han creado los diferentes sellos de calidad.  El hecho de que sean privadas y no una sola empresa certificadora general e internacional para toda la cosmética independientemente de su país de origen es debido a la ausencia de una legislación global internacional para la cosmética natural, o eco, bio.

La certificación es voluntaria, por tanto no son una norma legislativa. Existen más de 25 sellos, de los cuales, 20 pertenecen a la Comunidad Económica Europea.

Estos sellos indican las condiciones que deben cumplir los cosméticos naturales y/o eco, certifican ingredientes y productos cosméticos, no certifican marcas (es decir, una marca puede tener cosméticos con certificado y sin él). También son válidos para productos no cosméticos, como los alimentos, por ejemplo.

Cada sello fija, siempre según los criterios de cada empresa certificadora, el mínimo de ingredientes naturales y ecológicos respecto al total del producto; indica los ingredientes permitidos y no permitidos; los sistemas de producción, siempre respetuosos con el medio ambiente; el tipo de material de acondicionamiento; especifica cómo han de ser los procesos de obtención de materias primas y de fabricación del productos, basados en la Química Verde o Sostenible, que segura que los productos y procesos químicos sean aquellos que reducen o eliminan el uso y la producción de sustancias tóxicas o peligrosas.

A continuación os muestro algunos de los más utilizados y os anexo sus webs por si os apetece echar un vistazo:

COSMOS STANDARD: WEB COSMOS

 

Asociación internacional sin fines de lucro registrada en Bélgica. A partir de Enero de 2017 los sellos de Ecocert, Cosmebio, ICEA, BDIH y Soil Association se han adherido a la certificación COSMOS.

Tiene 2 categorías:

COSMOS NATURAL y COSMOS ORGANIC:

BIOVIDASANA/BIO.INSPECTA: WEB VIDASANA

 

Desarrollado por la Asociación Vida Sana y por la empresa Organic Assignments (entidad acreditadora externa especializada en servicios de inspección de normas ecológicas) y certificada por bio.inspecta

Tiene 3 categorías:

NATURAL, NATURAL CON INGREDIENTES ECOLÓGICOS (NATVIDASANA) Y ECO (BIOVIDASANA)

NATRUE: WEB

 

Asociación sin ánimo de lucro creada en 2007 para promover y proteger la cosmética natural y ecológica.

En este caso, certifica una marca específica, no productos aislados.

Tiene 3 categorías:

NATURAL, NATURAL CON INGREDIENTES ECOLÓGICOS  Y ECO

SELLO EUROPEO DE AGRICULTURA ECOLÓGICA: 

 

En este sello aparece una hoja formada por estrellas seguido del nombre que indica el país de producción.
No es un sello exclusivo de productos cosméticos.
Garantiza que el producto cumple con las directivas europeas de agricultura ecológica.
Si el producto de origen ecológico procede de un país que no pertenece a la UE, pero ha sido envasado en un país de ella, deberá adjuntar la frase “Non-EU Agriculture”.

 

TÉRMINOS NATURAL, ECO, BIO:

A continuación, y según los criterios de los diferentes sellos de calidad, podemos definir los términos natural , eco, bio que pueden aplicarse al producto final o a algunos de los ingredientes del producto.

Esto es, un producto que no es considerado natural por los sellos de calidad puede llevar ingredientes bio. También un producto catalogado como natural por los sellos de calidad puede llevar en su composición ingredientes bio y químicos a la vez, en cantidades específicas.

NATURAL: Un cosmético natural está fabricado con materias primas obtenidas sólo de plantas, microorganismos o minerales, empleando procesos de fabricación respetuosos con el medio ambiente, que ahorren recursos naturales, que garantizen la degradación óptima de las materias primas y el empleo de materiales de embalaje reciclables

ECOLÓGICO: Para que un ingrediente sea considerado ecológico, todas sus etapas de fabricación, desde la siembra de la planta, su crecimiento, hasta llegar al producto final han de ser sin intervención artificial. Así pues, las semillas serán ecológicas, la tierra de cultivo y el agua de riego descontaminadas, se han de aprovechar las condiciones naturales del terreno y cultivo como el clima o el suelo. Está prohibido el empleo de fertilizantes o pesticidas químicos. A veces, en lugar de ecológico se utiliza el término orgánico (traducción literal). La producción ecológica se encuentra regulada por el Reglamento 834/2007, desarrollado después por los Reglamentos 889/2008 y 1235/2008.

BIO: Productos que no contienen componentes alterados genéticamente. No se realizan  intervenciones de laboratorio para conseguir el resultado final.

Yo creo que pueden convivir perfectamente los dos tipos de cosmética, incluso complementarse.

Muy importante recordar:

1) NINGÚN COSMÉTICO, DEL TIPO QUE SEA, LLEVARÁ INGREDIENTES TÓXICOS.
2) LO “NATURAL” NO ES 100% INOCUO.

Espero que os haya sido útil el post. Podía extenderme más, he resumido muchísimo, pero podría resultar tedioso para leer. No obstante, si tienes dudas, puedes escribirme vía redes o vía mail a info@farmaciaalegreperez.com

También os recomiendo un post que escribió mi compañera de profesión y amiga, Paz Arnau Ferragut sobre cosmética natural que es muy interesante. Puedes leerlo AQUÍ

Teresa Gil. Farmacia Alegre Pérez.

FUENTES:

STAMPA. ASOCIACIÓN NACIONAL DE PERFUMERÍA Y COSMÉTICA. “Cómo están regulados los cosméticos” [en línea] Stampa.com [ref. septiembre 2018] Disponible en internet: <https://www.stanpa.com/regulacion-cosmeticos/>

ALCALDE, María Teresa “Cosmética natural y ecológica. Regulación y clasificación.”[en línea]. Elservier.es [ref. de octubre 2008]. Disponible en internet:< http://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-cosmetica-natural-ecologica-regulacion-clasific-13127388>

Agencia española de medicamentos y productos sanitarios. Legislación sobre Productos
cosméticos, productos de higiene y biocidas de uso en higiene personal [en línea] aemps.gob.es. [ref. de 29 octubre 2012]. Disponible en Internet:
<http://www.aemps.gob.es/legislacion/espana/cosmeticosHigiene/cosmeticosHigiene.ht
m>

ÁGORA. FORMACIÓN SAMITARIA VIRTUAL. Curso Cosmética Bio. I edición. 08 de Mayo de 2018 a 29 de Mayo de 2018.

España. Real Decreto 85/2018, de 23 de febrero, por el que se regulan los productos cosméticos. BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO , 27 de Febrero de 2018, nº 51

Bélgica.  Reglamento 1223/2009 del Parlamento europeo y del Consejo, del 30 de noviembre de 2009 sobre productos cosméticos. DIARIO OFICIAL DE LA UNIÓN EUROPEA, 22 de Diciembre de 2009, L 342/59
Bélgica. Reglamento (UE) Nº 655/2013 de la Comisión de 10 de julio de 2013, por el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos. DIARIO OFICIAL DE LA UNIÓN EUROPEA, 11 de Julio de 2013, nº 190

8 comentarios de “CONOCEMOS BIEN LA COSMÉTICA NATURAL, SU LEGISLACIÓN Y CERTIFICADOS?

  1. V. dice:

    Pero entonces, si no hay ingredientes tóxicos y así lo defendéis, ¿Por qué vendéis marcas como Herbera Bio, donde justo en su resumen de marca escribís en vuestra propia web que están libres de tóxicos? ¿No se supone que los tóxicos no existen ni en cosmética convencional como natural y bio? Gracias.

    • teresa gil alegre dice:

      Hola, Marta!!
      En la descripción que hace herbera de sus productos habla de los tóxicos del ambiente, y que está en su descripción en esta web, no dice que sus fórmulas estén libres de tóxicos. Yo como farmacéutica, que he escrito el post, sé que no existen tóxicos en ningún cosmético tanto convencional como natural en España, y lo defiendo. Pero sí es cierto que puede dar lugar a confusión la descripción que hace herbera, y que sale en la descripción.

      • V dice:

        Muchas gracias Teresa; siempre se puede aprender más de todo esto. Tuve una época de darle vueltas al tema de los tóxicos en los cosméticos y tranquiliza leer posts como estos escritos por alguien que sepa. Gracias por resolver mis dudas!

  2. Miriam dice:

    Hola Teresa! me parece muy interesante el mundo de la cosmética y la verdad es que hoy en día hay tanta información y todo a veces tan contradictorio que a veces nos confundimos. Me ha parecido muy útil tu artículo y muy lógico, pues si algo fuera tóxico directamente no saldría al mercado. Está claro que cada ingrediente en una formulación está estudiado y se introduce por alguna razón. Pero me crea dudas el ver articulos, videos y demás en que se dice la toxicidad de algunos ingredientes, como pueden ser las siliconas, ftalatos, formoles, EDTA, DMDM, BHA y BHT… y no sé cómo enfocar eso. Hay listas enormes.
    También hay quien dice que en un cosmético está todo legislado y siguén unos % máximos, pero que hay de la suma de varios cosméticos?, y la utilización de varios a la vez que pueden mezclar ingredients que no deberían estar juntos en una formulación. El que no estén en una crema en concreto no quita que estén en dos diferentes y al usarlas a la vez hace que se junten.

    Qué opines tú de ello? Me interesa mucho lo que puedas aportar porque se nota que sabes del tema y que eres imparcial. Necesito alguien imparcial que no tire por tierra una de las dos cosméticas por defender la otra, si no que sea información veraz, pues al igual que tú opino que pueden usarse ambas e incluso fusionarse en según que cosméticos.

    Sabes de algún libro (imparcial) que aporte información

    Muchas gracias y perdona por todo este rollo jejeje

    • teresa gil alegre dice:

      Buenas noches, Miriam.
      Gracias por leer el post!!
      Efectivamente, en las normativas indican el % máximo de los ingredientes para que sean seguros en un cosmético. También hay que tener en cuenta la combinación en un mismo productos de ingredientes que por separado son inocuos pero sus mezclas pueden liberar sustancias que no son aceptables. Respecto a la suma de cosméticos, creo que aún no hay estudios sobre los efectos que pueden causar a largo plazo la suma de sus ingredientes, o al menos yo no los he encontrado. Sí existen estudios que recogen reacciones adversas como irritación, edema… por la reacción de ingredientes de diferentes cosméticos aplicados en la rutina diaria. Pero por ello es importante la formación de los profesionales sobre dermofarmacia, inci, normativas… para poder asesorar correctamente y enseñar al consumidor, de una forma veraz y fiable, para que sepa reconocer los ingredientes.

      Un abrazo!!

  3. Enrique dice:

    Excelente artículo Teresa.
    Me ha quedado solo una duda, a ver si me la puedes resolver. Para que un cosmético se venda como ecológico/orgánico, ¿debe tener el sello europeo de la Agricultura Ecológica? ¿O este es solo un sello más en la lista pero de carácter público y, en consecuencia, podría sustituirse por otro sello de una empresa privada (e.g. BioVidaSana)?
    Espero haberme explicado bien.
    Muchas gracias de antemano!

    • teresa gil alegre dice:

      Buenas tardes!
      Gracias por leer el post!
      El sello del que me hablas es obligatorio en alimentación, en cosmética no, por tanto un cosmético eco puede venir avalado por ese sello o por bioinspecta o por los 2 a la vez, por ejemplo.
      Un abrazo!

      Teresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.